Seleccionar página

Usar varios dispositivos electrónicos a la vez también repercute de forma negativa en los niños y adolescentes, a pesar de ser nativos digitales y por supuesto también repercute en la calidad de vida de los adultos.

Si nuestros hijos están haciendo sus deberes escolares, tenemos claro que no pueden estar al mismo tiempo con el televisor encendido ni usando el teléfono móvil. Los dispositivos electrónicos les distraen y su cerebro no acaba de concentrarse por tanta tarea. Pero ¿durante su tiempo de ocio? Es común ver a los niños viendo la tele y, a la vez, jugando a la consola y pendientes de sus redes sociales en su smartphone. Los expertos alertan de las consecuencias de esta multitarea digital en los menores. A continuación, damos algunos ejemplos de esta multitarea electrónica, abordamos sus efectos en los niños y cómo podemos evitarla.

Hemos normalizado realizar varias tareas a la vez y se lo estamos dejando como herencia a nuestros peques, además ellos copian el ejemplo…Cada vez es más frecuente ver en nuestras casas estampas como las siguientes protagonizadas por los padres y las madres:

  • ver nuestro programa favorito en la tele y, al mismo tiempo, tuitear lo que estamos viendo.
  • chatear con nuestros amigos por WhatsApp, mientras buscamos en Internet con el portátil un vídeo de YouTube para saber cómo hacer una receta.
  • escuchar música y, a la vez, jugar en la tableta al ajedrez y cotillear en el móvil las fotosde las vacaciones de nuestros conocidos por Instagram.

Estas situaciones tan habituales también las viven nuestros hijos. Lo único que los niños y adolescentes prefieren los dibujos de YouTube Kids o los vídeos de Tik Tok , el chat de Telegram, los videojuegos de su consola y fotos de diferentes páginas por ejemplo.

Se estima que durante casi un 40 % de las siete horas al día que pasan delante de una pantalla están realizando varias actividades digitales de forma simultánea.

Nuestro cerebro no es multitarea (multitasking).

No está preparado para hacer varias cosas a la vez, es decir, es incapaz de prestar atención selectiva y sostenida a varias acciones al mismo tiempo. En cambio, sí puede llevar a cabo todo aquello que no requiera pensar o tengamos aprendido y se desarrolle de manera automática, como respirar, caminar, comer, andar en bicicleta, conducir…

Sin embargo, creemos que nuestro cerebro sí puede hacer frente a multitud de tareas, incluidas varias digitales. Y lo forzamos: le hacemos cambiar de una a otra muy rápido sin que le dé tiempo a retener y procesar la información. Y esto tiene consecuencias, como que somos más lentos y cometemos más errores, perdemos la capacidad de concentración, aumenta los síntomas de ansiedad y depresión, empeora nuestro autocontrol y tomamos peores decisiones y podemos tener un deterioro cognitivo más rápido…

Así que te aconsejo que tanto tú como tus hijos tengan un control de horarios, aprendan a realizar una tarea trás otra de forma concentrada y relajada y por supuesto tener zonas de la casa libre de pantallas y de muchas distracciones…

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Abrir chat