Seleccionar página

A menudo pensamos que los productos ‘light’ tienen poca grasa, pocas calorías o que son más saludables que sus versiones convencionales, pero no es exactamente así…

Algunos reclamos en los envases nos pueden dar a entender que esos productos son mejores para la salud que otros que no los llevan. Puede parecer que estos alimentos no tienen nada de grasa, calorías, azúcares o sal. Pero ¿qué se esconde detrás de estos mensajes? ¿Qué significan en realidad? Te lo mostramos.

Para que un producto luzca el mensaje «light«, «bajo contenido en grasa» o «sin azúcares añadidos» debe cumplir unos requisitos que están fijados por ley. Estos requisitos se aplican para los mensajes que recogemos debajo, pero también se atribuyen a todas aquellas declaraciones que transmitan las mismas ideas. Por ejemplo, «zero» y «0 %» son equiparables al mensaje «sin».

‘Light’

🔹 Si leemos «light, ligero, contenido reducido de…», significa que la cantidad del nutriente es, al menos, un 30 % menor en comparación con la que encontramos en un producto convencional.

  • Para micronutrientes, como vitaminas y minerales, se admite una diferencia del 10 %.
  • Para la sal, se admite una diferencia del 25 %.

Calorías

🔹 Si en el envase aparece «bajo en calorías (bajo valor energético)», quiere decir que:

  • En productos sólidos, no contiene más de 40 kcal por 100 g de producto.
  • En líquidos, no más de 20 kcal/100 ml.

🔹 Si leemos «reducido en calorías (valor energético reducido)», significa que tiene, como mínimo, un 30 % menos de calorías que el alimento de referencia. Y debe indicar las características que provocan esa reducción.

🔹 Cuando pone «sin calorías» el producto no puede tener más de 4 kcal/100 ml.

Azúcares

🔹 Si leemos «bajo contenido de azúcar», sabremos que:

  • En alimentos sólidos, no hay más de 5 g de azúcar por 100 g.
  • En líquidos, no hay más de 2,5 g/100 ml.

🔹 Cuando se especifica «sin azúcares» quiere decir que no hay más de 0,5 g/100 g o 100 ml.

🔹 Si pone «sin azúcares añadidos», significa que no tiene ningún azúcar añadido ni ningún alimento utilizado por sus propiedades edulcorantes. Sin embargo, el producto sí puede tener azúcares naturalmente presentes. Esto debe indicarse en el envase.

Grasas

🔹 Si leemos «bajo contenido en grasa», quiere decir que:

  • En productos sólidos, no tiene más de 3 g de grasa por 100 g.
  • En líquidos, no más de 1,5 g/100 ml.
  • En leche semidesnatada, no más de 1,8 g/100 ml.

🔹 Cuando dice «sin grasa» significa que no hay más de 0,5 g de grasa por 100 g. No se puede indicar ninguna fórmula tipo “X % sin grasa”.

🔹 Si pone «bajo contenido en grasas saturadas», sabremos que:

  • En los productos sólidos, no hay más de 1,5 g/100 g.
  • En los líquidos, no más de 0,75 g/100 ml.
  • Y que las grasas nunca supondrán más del 10 % del valor energético. En esto se considera la suma de ácidos grasos saturados y ácidos grasos trans.

🔹 Cuando aparece en el envase la expresión «sin grasas saturadas», significa que no hay más de 0,1 g de grasas saturadas por 100 g o por 100 ml. También se considera la suma de ácidos grasos saturados y ácidos grasos trans.

Sal

🔹 Si dice «bajo contenido de sal», el producto no contiene más de 0,3 g por 100 g o por 100 ml. En aguas minerales, no tiene más de 2 mg de sodio por 100 ml.

🔹 Cuando pone «muy bajo contenido de sal», no contiene más de 0,1 g por 100 g o por 100 ml.

🔹 Si leemos «sin sal«, significa que no tiene más de 0,0125 g por 100 g.

¡Espero que toda esta información te ayude a la hora de comprar!

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Abrir chat