Seleccionar página

Cada 2 de mayo, desde 1998, se celebra el Día Mundial del Asma. El evento, organizado por la Iniciativa Global para el Asma (GINA), busca mejorar la concienciación sobre esta enfermedad y los cuidados que requiere. Para este año, el lema de la campaña es ‘Cuidado del asma para todos’. Me resulta curioso como han ido aumentando los casos de asma y más entre los y las más pequeñas…

Es muy importante entender de una forma sencilla qué es lo que pasa en nuestro pulmón cuando tenemos asma y cuáles son algunos de los factores que podrían favorecer su aparición, tanto en niños como en adultos.

El asma produce una inflamación crónica de las vías respiratorias que, como consecuencia, disminuye el espacio para que pueda pasar el aire. Por eso es frecuente escuchar un pitido al respirar si estamos con más inflamación de lo normal; un sonido que en el ámbito sanitario se conoce como sibilancias.

Esta inflamación hay que intentar controlarla siempre, ya que no es habitual, pero el problema grave viene cuando tenemos una crisis. En ese momento, la inflamación es muy grande y provoca tal estrechamiento que dificulta mucho la entrada y salida del aire. De ahí que podamos notar tos, opresión en el pecho y sensación de ahogo. Además de esto, hay que recordar que esa inflamación de nuestro sistema respiratorio generará mucosidad para protegerse, lo que dificulta todavía más el paso del aire.

¿Pero por qué pasa esto? ¿Nos lo hemos planteado?¿Qué causa la aparición del asma y cómo se desencadena una crisis asmática en niños?

Hay diversos factores que pueden favorecer cierta predisposición a que los más pequeños presenten esta condición. Por ejemplo, los siguientes:

  • Componente hereditario (si los padres son asmáticos).
  • Aquellos niños que tienen alergias de distinta índole.
  • Haber padecido infecciones respiratorias en los primeros meses de vida, sobre todo si han requerido hospitalización y necesidad de máquinas para poder respirar.
  • Factores ambientales, como la contaminación del aire.
  • Exposición al humo de tabaco.

Por supuesto, cada persona es única y el asma le puede afectar de distinta forma, pero hay ciertas situaciones o factores que pueden desencadenar una crisis asmática:

  • Cuadros virales o catarrales.
  • Exposición a ciertos factores como humo, contaminación, pelo de animales, polen, moho
  • Cambios bruscos de temperatura.
  • Algo que requiera un esfuerzo físico importante, aunque esto no significa que las personas con asma no pueden hacer ejercicio físico.

Por eso resulta de vital importancia que cada persona conozca bien cómo le afecta el asma de manera particular. Eso permitirá identificar las crisis y saber cómo es la manera más adecuada de actuar. Y por supuesto yo me planteo que además de respirar un aire que cada vez está más contaminado, es decisivo para nuestros peques que comencemos a cuidarnos, que abandonemos los malos hábitos y le dejemos la menor carga negativa posible a esos seres que les damos la vida.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Abrir chat