Seleccionar página
áfarLas redes sociales andan revolucionadas con la operación de cambio de color de ojos de la periodista e influencer Daniela Requena. A través de TikTok, Requena comunicó que había pasado por quirófano para someterse a una queratopigmentación; el objetivo era que sus ojos dejasen de ser de color castaño y tuviesen una tonalidad “azul Formentera”. La influencer compartió todos los detalles de su intervención, lo que ha provocado un inusitado interés por esta técnica quirúrgica entre sus seguidores. Pero también un aluvión de críticas, especialmente por parte de los especialistas. Desde la Sociedad Española de Oftalmología (SEO) advierten de los elevados riesgos de cambiar el color de los ojos, entre los que se incluye la ceguera. 

 

El iris es la estructura coloreada del ojo. Su tonalidad depende de la cantidad y la distribución de la melanina. Cuanta más cantidad de melanina, más oscuros serán los ojos; y al contrario, un menor grado de melanina hará que los ojos sean más claros. La genética determina la cantidad de melanina que tiene cada individuo, aunque también influye el grupo étnico. La melanina está, asimismo, presente en el cabello (cuando empieza a faltarnos aparecen las canas) y en la tonalidad de la piel.

El color de los ojos puede cambiar, sobre todo lo notamos en los bebés, pero el iris también se puede oscurecer con el paso de los años…Pero cambiar el color de los ojos con una operación, eso si que es arriesgado…Es muy peligrosa y puede ocasionar ceguera. Siempre tendremos la opción de las lentillas para poder cumplir nuestro deseo sin correr tanto riesgo…

La famosa técnica quirúrgica que permite modificar el color de los ojos es la queratopigmentación. También existen dos procedimientos más: la colocación de implantes de color y la despigmentación del iris con láser. Ambos están totalmente desaconsejados por ser técnicas excesivamente peligrosas e implicar numerosas complicaciones. La queratopigmentación consiste en realizar en la córnea un microtúnel circular o bolsillo con un láser de femtosegundo. Después, se introduce un pigmento mineral microgranulado con la tonalidad elegida con el objetivo de cubrir por completo el color natural del iris. La operación no es reversible, con lo que el ojo queda con ese color para siempre.

La queratopigmentación en ojos sanos está completamente desaconsejada; de hecho, está prohibida en muchos países. ¿El motivo? No hay suficiente evidencia científica ni estudios clínicos que avalen la seguridad y eficacia de esta intervención, tal y como advierten desde la Sociedad Española de Oftalmología. Señalan, además, que esta intervención “no llega a introducir resultados estéticamente naturales, ya que la sensación es como la de observar “ojos de muñeca”, al carecer el color tintado de la suficiente profundidad”.

¿Qué nos puede ocurrir?

  • Glaucoma
  • Daño en el nervio óptico
  • Inflamación de la córnea
  • Infección
  • Astigmatismo
  • Ceguera
  • Desprendimiento de vitreo o de retina
  • Dificultar operaciones o tratamientos posteriores, como cataratas.

En la SEO avisan que ya han visto personas que, tras someterse a una queratopigmentación, muestran descompensaciones corneales que han llevada a la pérdida de la transparencia de esta parte del ojo. “Esto ha dejado a los pacientes abocados a un trasplante de córnea, lo que demuestra que no es una técnica segura”, exponen.

En definitiva, después de entender todo esto, creo que es mucho más importante cuidar nuestros ojos, te lo digo por experiencia que jugártela por la apariencia…

¿Tú cómo lo ves? (Juego de palabras, jeje) Comenta y comparte!

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Abrir chat