Seleccionar página

¿Que nos encanta quejarnos y lamentarnos,eh?

¡Buff, tenemos tan integrado en nosotros quejarnos y lamentarnos que ya no nos damos ni cuenta del tiempo que le dedicamos a ello!, Realmente supone un gasto de energía y tiempo…

De hecho no nos aporta ninguna solución, quejarnos es una muestra de que estamos bloqueados, estamos disconformes pero no buscamos soluciones, si en vez de ser expertos en quejarnos, resolviéramos todos los problemas de los que hablamos a diario siempre digo que España seria una potencia mundial😂

Incluso creo que de tanto practicar se ha convertido en una carga genética para las nuevas generaciones, todas esas frases de: «Pobrecito de mi, todo me pasa a mi, si yo fuera como tú, si yo fuese, si yo tuviese, si yo hubiera, nada me sale bien, cuánto tráfico, que mal tiempo, todo va a peor…»

¿Qué tal si buscamos soluciones y dejamos de autocompadecernos? Si te enfocas rápidamente en solucionar lo que no te gusta tendrás una vida más próspera y más feliz. Está más que demostrado, mira la gente exitosa y abundante, ¡¡no se queja!!

¿Y saben qué ocurre? Que cuando ves que tu entorno es así, tú te sientes normal quejándote y criticando…Sientes que lo común es lo natural cuando no debería ser así, no está bien quejarse ni conformarse, volvemos el mundo tóxico y nos obsesionamos con lo que no queremos, con lo que no nos gusta y eso lo único que hará es que en lo que pongas tu mirada eso atraerás y cada vez tu vida será más negativa…

¡Pero no nos damos cuenta de que vamos en piloto automático quejándonos y de mal humor casi todo el rato sin resolver nada..!

Si algo tengo claro es que tenemos el poder de decisión y elección, la vida es como un boomerang y lo que das, es lo que recibes asi que piensa querido lector y querida lectora…

¿Qué quieres recibir de la vida? 

Da tú el primer paso…

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Abrir chat